¡Bienvenido a la clase de cocina! ¡Uy!, perdón, que no es precisamente de cocina, aunque vamos a guisar igualmente. No te preocupes si no se te da bien el arte culinario, porque esta será diferente.

Tengo una forma peculiar de utilizar los libros de cocina: leo la receta que me interesa, cambio lo que me parece oportuno y le añado otros ingredientes que me parecen interesantes. Eso sí, lo que preparo difícilmente me saldrá 2 veces igual, ya que no lo apunto y cada vez al menos un poquito, improviso.

Y esto mismo es lo que te propongo hacer para preparar tu presentación. Veremos algunos puntos básicos y esenciales, y luego tendrás que ver qué más pones y darle tu toque particular.

Aunque parezca que no es muy importante, ya que cada uno sabe en qué consiste su trabajo, a quien está enfocado, lo útil que puede ser para otras personas, y que se supone que debería saber cómo transmitirlo, lo más frecuente es que cuando explicamos a los demás lo que hacemos, no resulte efectivo.

A veces disponemos de muy poco tiempo para presentar nuestro trabajo o negocio ante los demás, que oscila entre 1 minuto (el llamado “elevator speech”) y 3 minutos. ¿Te imaginas subiendo en el ascensor mientras le cuentas a tu compañero de viaje (corto, eso sí) a qué te dedicas? Pues estate preparado por si surgiera la ocasión.

Estoy segura de que te tendrás muchas situaciones en las que poder usarlo: reuniones, ferias y otros eventos, networkings, en una entrevista de trabajo, una conversación telefónica, etc. Y es una herramienta primordial para vender tu proyecto o trabajo, así que te interesa destacar y que tu presentación impacte.

Y quizá te estés preguntando ¿Para qué voy a prepararlo, en lugar de improvisar?

PORQUE SOLO HAY 1 OPORTUNIDAD PARA DAR UNA PRIMERA IMPRESIÓN

Piensa que cuanto más claro sea tu mensaje, más de estas ventajas lograrás:

  • Menos improvisación. Nunca sabes en qué cola de supermercado o reunión puede estar una estupenda oportunidad de trabajo
  • Los beneficios que ofreces se percibirán a simple vista (dejas menos aspectos a su libre interpretación)
  • Ayudas a los demás a que te recuerden, ¡y RECOMIENDEN!
  • Filtras a los clientes adecuados por selección natural, ya que se acercarán aquellos que tengan interés real

¿QUIERES SABER COMO HACER ESTE GUISO? Pues vamos a por ello

El elemento fundamental como para tantas otras cosas es la preparación. Cuanto más preparemos, más sabroso estará :-). Vamos con los 4 pasos indispensables:

1º – ESTABLECER OBJETIVO

¿Cuál es nuestro objetivo? Hemos de clarificar para qué estamos preparando nuestra presentación, por ejemplo:

  • Para que nos conozcan
  • Para que sepan qué hacemos
  • Para saber sobre la otra persona y cómo podemos ayudarla

En función de para qué y de cuando vayamos a utilizarlo: conseguir clientes, proveedores, colaboraciones, financiación, etc. el texto cambiará.

Y para que sea creíble, conviene que seamos capaces de transmitir confianza, seguridad, honestidad, autenticidad y sobre todo, PASION.

2º – CREAR NUESTRA IDENTIDAD

Hemos de hacernos algunas preguntas para que nuestro mensaje sea único e interesante:

  • ¿Por qué deberían escucharnos?
  • ¿Qué hace único a vuestro trabajo y a cada una de vosotras? (Para saber esto, necesitarás saber qué hace la competencia  y analizarte a ti y tu trayectoria)
  • ¿Qué beneficios aporto y cómo puedo ayudarles? Dejar claro qué diferencia podéis aportar a su vida y cómo se van a sentir.

3º – ELABORAR EL MENSAJE

  • Si es posible, con estructura: introducción – cuerpo – conclusión
  • Lo más importante: la 1ª frase (versión condensada de la presentación completa)
  • Claro, conciso, sin términos complicados de entender
  • No diciendo quién eres, sino qué les aportas
  • Definiéndote como la solución a un problema
  • Con anécdotas, ejemplos o metáforas (breves)

4º – PRACTICAR

  • Controlar el tiempo. El ascensor llega enseguida a su destino.
  • “Utilizar” a los amigos o familia. También puede hacerse delante de un espejo o grabando con una cámara y así analizar el resultado.
  • Pedir feedback. La mejor forma de saber si llega o no a las personas es que ellos mismos te lo digan.
  • Tomar en consideración los gestos, la voz, la postura que adoptamos, nuestra expresión facial y otros rasgos del lenguaje no verbal.

Una vez preparado y ensayado el mensaje, solo hay que utilizarlo. Así que busca cualquier oportunidad para hacerlo, pero sin invadir a nadie.

Pregunta, es necesario averiguar cuáles son sus necesidades. Que te digan a qué se dedican. Muestra interés real por la persona, y escucha (algo a lo que no estamos demasiado acostumbrados, por desgracia) La comunicación es bidireccional, y te permitirá comenzar un diálogo con esa persona.

No te encorsetes. Habrás de sentirte cómodo con tu guiso (que no parezca precocinado)

Y  por último, te recomiendo que sea acorde con el resto de material de marketing que utilices: tu web, blog, redes sociales, tarjetas, etc.

¿Te ha resultado útil? Si aún así necesitas ayuda para preparar tu presentación, cuenta conmigo.